5:27 p. m.

Nintendo 3DS ya está aquí ¡y anunciándose!

Publicado por Rosanna Hernández |


Como siempre que me voy y luego vuelvo, no tengo perdón de Dios, aunque dentro de un mes y medio o así tendré un motivo de peso (3,5 kg aproximadamente) para estar ausente:

Foto a los 5 meses. Os aseguro que la cosa ha ido a más :)

Pero bueno, no estamos aquí para debatir mi estado de buena esperanza, sino para ver los anuncios de la Nintendo 3DS españoles que a mí personalmente me han hecho mucha gracia, como me suelen hacer los de esta compañía. El primero es protagonizado por Andreu Buenafuente y el segundo por Eduard Punset (¿será casualidad que los dos sean catalanes?). El primero va un poco como de sobrado. Por eso prefiero la cara y la expresión del segundo, como un niño con zapatos (o consola) nuevos.





Visto en Abadía Digital


EDITO: Añado el spot de Paula Echevarría que me ha sugerido Waleska en los comentarios ;)

5:30 p. m.

La cerveza que yo no bebo

Publicado por Rosanna Hernández |



Ayer, un día lluvioso y desagradable, mi marido y yo nos tropezamos con un encuestador que parecía serio. Nos dijo que el tema de las encuestas era sobre cerveza y nos invitó a pasar. Como no teníamos prisa, entramos a la cafetería dónde tenía instalado el chiringuito.

Así de pronto, nuestra profesión (publicistas) no le venía bien, así que decidió que éramos funcionarios los dos. ¡Zas, patada a los datos estadísticos! Luego a mí me puso 4 años menos de los que tengo y se ofreció a "rellenarme la encuesta" él mismo, sin preguntarme nada, por supuesto. He de decir que me dio pena de verdad porque yo no bebo cerveza. Nunca, never, jamás. Le dí mi nombre y mi teléfono por si llamaban para comprobar y cuando mi marido terminó, nos fuimos.

En esta encuesta participaban marcas como Heineken, Buckler, San Miguel, Mahou, etc. Seguramente a la empresa que hace el estudio le pagan una pasta por las encuestas y los datos estadísticos. Y seguro que al tío que tienen pringando bajo la lluvia le pagan una miseria (no me cabe la menor duda).

Y lo que es mejor: esos datos decidirán futuras inversiones de esas y otras marca de cerveza porque un encuestado funcionario que no es funcionario ha dicho A cuando, sin ser agobiado por el encuestador habría dicho B. Bueno, yo no tuve ni oportunidad de decir nada :D

Ironías de la vida...

7:27 p. m.

¿Dice SOFRES toda la verdad?

Publicado por Rosanna Hernández |



Hoy he visto en vayatele.com este corto sobre un propietario de un audímetro. Para mí es claramente revelador. Dura 9 minutillos de nada. Aprovechadlos.






A mí me hace mirar así como de lado... ¬¬

6:47 p. m.

Requemaos

Publicado por Rosanna Hernández |


El pasado fin de semana tuvimos una reunión de ex-alumnos de promoción de la universidad. 34 asistentes son muchos, teniendo en cuenta lo dispersos que se encuentran los integrantes de nuestra promoción.

La verdad es que fue divertido reencontrarse con amigos y conocidos y compartir experiencias y anécdotas. Otra cosa que, sin embargo, me pareció más triste fue la quemazón con la profesión. Tan sólo 6 años después de finalizada la carrera (10 desde que comenzamos, que por eso nos reuníamos) muchos de los asistentes ya no se dedican a la publicidad ni a nada que se le parezca.

Siempre me ha encantado la frase "estar más quemao que la moto un hippie" pero el otro día constaté que lo que en mi caso son fases pasajeras de "lomandotodoatomarporculoyverásquebien" en otras personas ha sido tajante y definitivo. Alguna compañera me transmitió la frase lapidaria de su último jefe publicitario: "Hay 60 personas en plantilla. Si queremos, os podemos despedir a todos y hay 400 más en la puerta listos para entrar". Y esto lo decía un responsable de una de las mayores agencias de España.

Es triste. Pero entre nosotros nos lo pasamos muy bien de fiesta :) como en los viejos tiempos. Al final, lo importante es que cada uno encuentre su camino, ya sea en esto o en otra cosa.

1:40 p. m.

La tinta hecha poesía

Publicado por Rosanna Hernández |


Nunca creí que me daría hambre ver esto, pero así ha sido. Como dice Gizmodo, ¿para cuándo un documental igual sobre el turrón de chocolate?

Sólo está en inglés, pero se entiende bastante bien. Aquí es cuando entiendes por qué la tinta es cara y los Pantones más.



9:41 a. m.

Un cazador, un oso y un corrector

Publicado por Rosanna Hernández |


¿Le dispararías al oso o no?





2:23 p. m.

Las palabras se las lleva el viento

Publicado por Rosanna Hernández |


El título de este post es lo que tenéis que recordar siempre que penséis que habéis conseguido algo pero no tengáis nada firmado.

Uno piensa que con el tiempo no le va a volver a pasar, que ya se la han pegado suficientes veces, pero no. Como bien dice el refranero español "no hay dos sin tres". Yo añadiría "y sin cuatro y sin cinco".

Si os acordáis, el año pasado estábamos trabajando para una asociación/ONG. La persona que estaba al cargo de la oficina nos ponía todas las facilidades posibles y nos llevábamos bien con ella, aunque con la junta directiva teníamos nuestras diferencias. El caso es que empezamos un proyecto muy ambicioso a medias con ellos a condición de que si se aprobaba la subvención, nosotros recibiríamos nuestra remuneración por el trabajo realizado de ella.

Cuando el proyecto se aprobó, la persona de la oficina estaba más quemada que la pipa de un hippie y dimitió de su puesto. Ahora han puesto a otra que se hace llamar periodista y no tiene ni idea de cuáles son los medios locales (dato absolutamente verídico) después de vivir 5 años en el país (es extranjera). Una cantamañanas, vamos...

La junta se desentiende de lo dicho por la persona y de todo el trabajo que ya está hecho y además ha cancelado el acuerdo económico por otras labores que teníamos con ellos. Han insinuado que trabajarán con nosotros de forma esporádica, por lo que he decidido que esporádicamente incrementaré mis precios. Dado que ellos cambiaron las condiciones de nuestro contrato verbal yo también puedo hacerlo.

Se me ocurre otro refrán igualmente vádido: "mucho prometer hasta meter, pero después metido nada de lo prometido". Así que ya sabéis, las buenas palabras son muy volátiles. Una firmita y todo (o casi) arreglado.