9:51 a. m.

Una de regateo

Publicado por Rosanna Hernández |


Hace dos meses nos pidieron un presupuesto para programación web. El cliente, un poco quemado con otros proveedores, nos "prestó" dos ejemplos que tenía de la competencia para ver si lo podíamos mejorar. Teníamos:
  • Presupuesto 1: 2500 € +iva
  • Presupuesto 2: 1800 € +iva
Nosotros, para intentar quedarnos con el cliente, presentamos un presupuesto de 1625 € +iva y durante 1 mes y medio no tuvimos respuesta.

Hace una semana, nos llama y nos dice:

He visto vuestro presupuesto y he pedido también en otros sitios. El vuestro es el más competitivo pero tengo unos amigos que me lo hacen por el mismo precio y no me cobran el iva. ¿Podríamos hacer algo?

Yo me quedé a cuadros. O sea, que me pasas los presupuestos de la competencia para que te los rebaje, te hago un 10% sobre el más bajo ¿y aún me pides que te rebaje un 16% más porque tus amigos (habría que ver si existen de verdad) te lo hacen sin iva? ¡Qué morro!

Le contestamos que lo sentíamos, pero que nosotros no trabajábamos sin factura y que, si sus amigos se lo hacían así, que no había problema. Nosotros pondríamos todas las facilidades para el trabajo (la web está alojada en nuestro servidor) y que simplemente le cobraríamos las gestiones.

Nuestra decisión, motivada por nuestra dignidad como empresa, radica en que no puedes ceder siempre a lo que el cliente te exige. Si ahora le rebajo un 16%, ¿qué será la prróxima vez? Afortunadamente, en este momento no necesitamos el trabajo tan urgentemente y por eso declinamos la negociación.

Esperando estoy a que llame, porque vamos, eso era un farol como una casa.



1 comentarios:

Antoniorme dijo...

Enhorabuena :)

Me alegra leer este blog con principios.

Gracias!

Publicar un comentario