8:51 p. m.

No soy adivina, pero casi

Publicado por Rosanna Hernández |





Hoy me he hecho una ronda de llamadas a clientes con presupuestos sin contestar. Es una rutina que tienes que ir haciendo de vez en cuando, sobre todo cuando los clientes parece que están un poco dormidos. Es pesado insistir pero el que no llora no mama. El resultado ha sido este:
  • Empresa 1: "bueno, es que aún no me he puesto nada con esto. Yo te aviso cuando vaya a hacer algo"
  • Empresa 2: "no contesta"
  • Empresa 3: "Aún no te he contestado porque estamos viendo otras cosas"
  • Empresa 4: "Tengo que ver el tema con el diseñador que tenía antes mi socio. ¿Te parece si cuando lo vea con él te pido el mismo presupuesto a ti?"

La empresa 2 ha llamado esta tarde y nos ha dado un discurso de 45 minutos al teléfono, pero parece que puede salir algo interesante de ahí. La empresa 4 me ha parecido justa. No hay cosa que me joda más que hacer presupuestos y "entrar a concurso" sin que te lo digan. Con estos por lo menos estamos avisados .Y las empresas 1 y 3 me han sonado tremendamente desalentadas y cansadas de cómo les va en lo suyo y de entrevistarse con otras agencias, respectivamente.

A veces te esperas una mala tanda de respuestas (dándote largas), pero por el propio tono de voz ya notas quién está de verdad interesado en hacer algo (aunque no sea ahora mismo) y quién te está diciendo que no amablemente. No es que seas adivino, pero a fuerza de hacerlo una y otra vez, se te acostumbra el oído. Es como sonreir mientras hablas por teléfono: se nota.

A mí que me den largas de esa manera de "vuelve a llamarme la semana que viene y tal" me fastidia sobremanera. Si no quieres hacer el trabajo dime amablemente que no, lo aceptaré y ninguno de los dos perdemos más tiempo y/o esfuerzo en llamarnos por teléfono. Pero hay que hacer el trabajo comercial que, aunque un poco desagradecido, es el que nos da las semillas para poder comer después.




2 comentarios:

Bewchy (SG) dijo...

Yo he aprendido a adivinar que no quieren mi ayuda cuando empiezan a decir "pero tu eres gilipollas o que?! Dejame en paz o te pongo una demanda por acoso!!"

Ahi ya entiendo que estan buscando otras cosas :-p

Lorena dijo...

Eso es lo importante, aprender a captar las sutilezas, jajajaa...

Publicar un comentario